Marta Bermúdez

"Ya no me da la gana de pedir indultos"

1 de julio de 2014

Yo no quiero ser patriota, pero soy irracional...




Bien decia Borges que el patriotismo es la menos perspicaz de las pasiones… Y yo, una incauta adolescente con mis ardores desenfrenados y  reivindicando cada cosa que creía me pertenecía, no lo entendí. Ahora, con la cabeza un poco mas sosegada (No mucho, que algo de juventud me queda) recuerdo, cuando escuché a alguien decir que el patriotismo era una estupidez, que se podía querer igual a un país que a otro y que era parte de un juego del estado para manipularnos como pueblo… Y tampoco lo entendi… Y quizás ahora entiendo, que un país no nos define, que no es al territorio al que defendemos o increpamos… es su gente, que a pesar de muchos cambios culturales, no es mas, que la misma gente que vive en otro suelo, en otro continente…
Por ponernos mas concretos, ni siquiera amo a toda la gente de mi país, de hecho, repudio enormemente a muchas personas que mi tierra parió.
Dice Librado Rivera que si fuera la patria como una madre cariñosa que da abrigo y sustento a sus hijos, si se les diera tierras y herramientas para sembrar, nadie la abandonaría para ir a mendigar el pan a otros países en donde se les desprecia y se les humilla… Y que cierto es todo esto, que difícil ha sido a veces ser colombiano…
Pero es aquí, cuando pienso que quizás mi falta de madurez aun no me permite desligar mi raciocinio de mi sentir, porque a pesar de que entiendo que no todo en Colombia es perfecto y de que he vivido fuera muchos años y sé que nos falta mucho para llegar a ser ese país que todos pregonamos como “el mas feliz del mundo”, en el que no puedes usar un teléfono móvil en la calle, no solo porque te lo podrían robar, sino porque, quizás, si el personaje, (colombiano también), amanece impetuoso, te podría matar y dejarte allí, tirado, en tu amada Colombia, sin siquiera sentir el mas mínimo asomo de humanidad… Porque a pesar de saber que otros países también son maravillosos, también ricos en fauna y flora, y mucho mas ricos en cultura, y que por aquí y por allá, también hay gente “mala” y gente muy “buena”, hay un sentimiento infantil de amor a ese lugar, una sensación ridícula e irracional de pensar y sentir que nuestra gente es mas inteligente y mas noble que cualquiera y un egoísmo intrépido de creer que nuestros logros tienen mas merito que los de otros individuos que por el azar nacieron en otros países, donde las oportunidades están a la vuelta de la esquina…
Yo intento ser consecuente pero es que es jodidamente difícil quitarse de las entrañas ese cordón umbilical que te ata sin compasión a un lugar... ese mismo que te hace llorar disimuladamente cuando suena un vallenato, aun sabiendo que quizás, la música clásica o el famoso flamenco, tienen mas dificultad técnica y para algunos, mas calidad…
No se si mi país me pueda dar la vida que sueño, seguramente no, pero lo que esta claro, es que tenerlo lejos, ha sido muy doloroso, no porque aquí viva triste, ni mucho menos… por el contrario, soy feliz… sino porque, muy a pesar de mi inteligencia y de mi sensatez, soy patriota… colombiana de pura cepa y egoísta al decir que si mi país triunfa, como lo esta haciendo ahora, yo, merezco estar alli, para darle gracias a mi suelo, por haberme alimentado… y para hacer parte de esta generación bonita que están construyendo sin mi… Lagrimas de impotencia, pero, esperanza de futuro.

9 de noviembre de 2011

TONTERIAS, LAS JUSTAS!


Antes solía reírme al oír aquella barbaridad del fin del mundo, y no es que pensara que seriamos eternos, pero ponerle una fecha?... Ahora, estoy tentada a creer que no están del todo errados los que piensan que el fin del mundo esta cerca…y es que tiene que ser así. No puede haber otra explicación a tanta tontería que se ve por ahí. No es ni medio normal que siendo tan racionales y evolucionados como somos, tan llenos de facilidades como estamos para aprender…y ojo, no hablo de ir a la universidad, ni siquiera al colegio; hablo del día a día, de que a pesar de la capacidad cerebral tan inmensa que tenemos y de tantas experiencias vividas y contadas por todos los hombres a lo largo de la historia, sigamos siendo tan IMBÉCILES como somos.

Yo de verdad no lo puedo entender y cada día soy más reiterativa en pensar, lamentablemente y con la más profunda convicción, que la gente es tonta, o mejor aun, como dicen aquí en la madre patria, son unos subnormales profundos.

Como puede ser que año tras año se celebren los tradicionales y pintorescos (cuando menos), encierros de toros, en varias ciudades del mundo y que siempre muera o resulte gravemente lesionado algún joven prometedor (de dudoso IQ) que corría borracho a través de calles cerradas con un toro asustado y confundido detrás. Pero lo que es aun más terrible y difícil de creer, es que en los noticieros reporten: “este año solo hubo un muerto”, o “trágico accidente en el encierro de hoy”… Accidente? Acaso no es lógico y fácil de dilucidar que esto pase? Pero por favor señores, no les dan sus neuronas, así sean pocas, la sutil idea de que esto es una simple relación causa-efecto y no un “accidente”?

Nos vamos ahora a Egipto, donde nuestros antepasados, que si tenían una masa encefálica útil, crearon obras maestras arquitectónicas, con métodos de ingeniería inauditos y conocimientos de la ciencia que te ponen la piel de gallina y que por pura casualidad, aun persisten casi intactas… digo que por casualidad, porque tristemente este testimonio vivo de milenios, sufre día a día las inclemencias de turistas simpáticos que tienen la osadía de tallar sus nombres en sus paredes, llevarse un trocito de algún mural como souvenir o hacer fotos con flash dentro de tumbas pintadas a mano. No se sabe quien es mas idiota, si el turista que no cae en su craso error o el gobierno egipcio que no se da cuenta del tesoro que resguarda y que debería proteger de la humanidad descerebrada que año tras año visita sus monumentos.

Pero yendo más cerca, a nuestra patria querida, a nuestro añorado terruño, se podría hablar de la gran habilidad que tenemos los colombianos para elegir dirigentes a los que previamente les han caído penas por corrupción, personas sin ninguna preparación para dirigir ciudades, departamentos o estados o simplemente levantadores de pesas o cuenta chistes, pero no. Sigo con mis ejemplos de la ausencia de sentido común en la cotidianidad. Mientras hacia zapping un domingo cualquiera, encontré una crónica de una compatriota de alta alcurnia, de las que de Colombia poco quieren saber porque ahora viven en Miami y son ricas y deliciosas… este adefesio humano con ínfulas de travesti, era protagonista de dicho reportaje porque cada 6 meses viajaba a Milán a traerle ropa a su detestable chihuahua, de la ultima colección. Si, existen colecciones de ropa para perros y si, esta mujer se vanagloriaba de haberle comprado una faldita de marca X de más de 600 euros a su perro… No voy a entrar en el cuento filosófico de que hay niños muriendo de hambre el en mundo… solo voy a decir que fue este momento en que me di cuenta que, como dicen las abuelas, este mundo se va a acabar. Y siendo realista y con el nivel irrisorio de tolerancia que tengo, digo: NOS MERECEMOS EL FIN DEL MUNDO POR GILIPOLLAS, BOLUDOS, ESTÚPIDOS, INEPTOS, NECIOS, CRETINOS, MEMOS Y MENTECATOS!!!

30 de diciembre de 2010

El balance, damas y caballeros, ha sido excepcional!


Siempre ha sido más fácil escribir cuando hay sentimientos de melancolía, tristeza o rabia y es por eso, quizás, que ya las palabras me han abandonado a mi suerte y yo a este blog que es el reflejo de mi alma, tan transparente como me lo permito…

Cuando se tiene una recopilación de días, y cada segundo, de cada minuto, de cada hora del ultimo año , ha sido tan absolutamente inspiradora, reconfortante y gratificante, se hace mas fácil soñar con otro montón de días alineados que nos sigan conduciendo, tan ligeros como hojas de otoño…

Los propósitos de la ultima vez que escribí algunos, están cumplidos con creces: no hago nada por compromiso y se decir NO a quien lo requiera y en el idioma que sea necesario… estas dos cosas tan sencillas fueron tan enriquecedoras y me dieron tanta juventud, que merecen seguir presentes en todas las listas año nuevo que haga, por el resto de mi vida.

El balance, damas y caballeros, ha sido excepcional, magnifico, extraordinario… (Y todas esas palabras tan grandes, que se hacen ridículas).

Este año, este país y esta gente, me devolvieron algo que pensé imposible: el amor por la ciencia que me define, me devolvieron el alma… Revivió en mí la llama y la pasión que perdí hace algunos años. Descubrí que la rutina y la esclavitud pueden hacer que olvides las razones por las que tomas decisiones y que la impotencia y la frustración pueden hacer que deseches el querer cuidar de los demás… aprendí que se puede trabajar en condiciones humanas, siendo cada día mas humana y que se puede ser eficiente y a la vez, dormir. Aprendí que es un placer aprender!

Este año fue también importante porque mis amigos, a quienes quiero con el alma, (a pesar de distancias y diferencias horarias) tuvieron años muy buenos y lograron cosas que poco a poco definirán sus vidas… Sus logros y alegrías, son mías también y me siento participe de ellas, tanto que a veces las disfruto mas que las mías, porque sé cuanto cuestan…Y hablando de amigos, este año, la vida hizo que se cruzara conmigo gente tan buena y tan generosa, que me acogió como en mi casa, primero en BCN y luego en la “madre patria”… estoy rodeada de personas que vale la pena conocer y de las que aprendo a diario, pero sobretodo, son personas que hacen que el día a día sea liviano, tan liviano que floto…

De la familia ni hablar, hemos tenido adversidades, pero este año hemos luchado y creo que hemos salido victoriosos de muchas batallas… hemos cumplido sueños, finalizado ciclos, ganado tiempo y creo que a pesar de estar lejos, cada día estamos mas cerca. Este año lo definiría para la familia como el fin de un periodo de cansancio, esfuerzo, enfermedad y perdidas… un año para recordar con un suspiro que alivia el dolor pero que nos muestra un futuro mas tranquilo, mas sosegado… de recoger frutos, de ganar guerras…

Que agradecida estoy con aquel ser que reparte los años, que agradecida estoy con lo que tengo en la vida, con mi vida y contigo, mi vida…

17 de junio de 2010

Decidí pensar.

A mí que no me quieran con todo el corazón… es mejor con las tripas… es mejor con la cabeza.

Esto del amor romántico, de escribir poemas y esperar llamadas no me va. Me quedo con la sensatez y la pasión, con el querer querer y con lanzar chanclas con rabia.

Hay que ser muy irracional para creer en el amor, pero hay que ser muy racional para vivirlo como se debe. Me alegra ser tan cuerda, me alegra poder querer con las tripas y aun mejor, con la cabeza
.